Mi única prioridad: JUGAR.

Cuando JUEGO con todo aquello que acontece en mi vida con la curiosidad, la ilusión y el desapego con que solía jugar de niñ@, sucede que las alegrías brillan mucho más y las tristezas no me hunden.

Cuando el JUEGO vuelve a mi vida, me convierto en un adulto responsable, velando por mi propio bienestar.

Cuando el JUEGO vuelve a mi vida, el drama se va.

Mercè Cazes

20-3-2012 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies