Cuando me siento mal físicamente, me pongo el termómetro para comprobar no estar demasiado alta de temperatura. Cuando me siento mal anímicamente, me ayuda mucho ponerme el “generómetro”, para comprobar no estar demasiado baja de GENEROSIDAD.  

Mercè Cazes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies